miércoles, 13 de enero de 2010

ESPAÑA INSÓLITA: CATALUÑA I





EL DOLMEN DE LA PEDRA GENTIL Y LA IGLESIA DE SANTA EULALIA DE TAPIOLES


Quizás a muchos sorprenda el hecho de buscar una España Insólita, pero en realidad si miramos las cosas que nos rodean con la impenitente curiosidad del profano y el deseo de saber y aprender del niño, nos daremos cuenta de que lo insólito, lo incomprensible y lo mágico, nos está, gritando desde cada rincón de un país tan antiguo y rico en culturas ancestrales como el nuestro.
Cuando nos propusimos iniciar nuestra aventura, nos llamó poderosamente la atención una zona que, por sus leyendas y connotaciones, constituye un lugar de especial significación.
Esta zona, ubicada en Cataluña, comprende parte de las comarcas del Maresme y del Vallés Oriental, y se caracteriza por estar atravesada por el macizo del Corredor, macizo que forma parte de la cordillera litoral catalana, que se extiende a lo largo de la costa mediterránea. Al norte de la zona encontramos la depresión del Vallés cuyo límite podríamos situarlo en el valle del río Mogent y el arroyo de Treinta Passes, por el sur en la linea costera nos encontramos con Mataró.
El relieve de esta zona está limitado por largas fallas longitudinales, siendo su origen tectónico, este sector de la cordillera litoral reúne un conjunto de bloques basculados, debido a una serie de fallas transversales en las que se han instalado los arroyos de Llavaneras, Cabrils y Argentona. Estos bloques forman lo que se denomina un “HORST” que comprende un amplio batolito que reúne gran parte de la cordillera costera y llega hasta el Montseny.
Hidrográficamente el macizo del Corredor reparte agua en todas direcciones, pero en suma son arroyos de poca importancia cuantitativa. La zona es predominantemente granítica, habiendo sido muy atacada por la disolución química del agua que ha actuado intensamente sobre los feldespatos disgregándolos y originando un suelo de contextura arenosa.
El bosque es exuberante, destacando el pino piñonero, y el sotobosque es denso con enebros, madroños, lentisco, tomillo, jara, retama, etc.
La aparición del hombre en esta zona es muy antigua, en Vallgorguina, nos encontramos el Dolmen de la Pedra Gentil, núcleo de nuestra peregrinación, siendo varios dólmenes los que se encuentran a lo largo del antiguo Camino Real. En Argentona encontramos sepulturas hallistáticas, varios poblados ibéricos enel Mont Alt y el Far.
En el km. 13 de la carretera que une Sant Celoni con Arenys de Mar, empezamos nuestro recorrido, nos adentramos por un camino y atravesamos un antiguo puente sobre el arroyo de Vallgorguina, el camino conduce al santuario del la virgen del Corredor, pero lo abandonamos muy pronto, el camino rodea en parte y en su principio un promontorio en cuya cumbre, a 328m sobre el nivel del mar, se encuentra el Dolmen de la Pedra Gentil, que no es visible desde el camino. Se trata de un monumento megalítico de reducidas proporciones, formado por siete piedras, seis de las cuales están en posición vertical, que sirven de soporte a la séptima losa, actualmente partida por la mitad, y que actúa como techo. A pesar de tener noticias de que aún en la actualidad se celebran en el Dolmen ritos a diversas deidades de la fertilidad, no dejó de sorprendernos el hecho de encontrarnos unas ofrendas de flores y frutos sobre el mismo.
Este monumento fue trasladado de su original emplazamiento y en su reconstrucción no fue respetada totalmente su forma original, así, lo que ven nuestros ojos no se corresponde de una manera fiel a lo que construyeron nuestros antepasados.
Las leyendas populares nos dicen que las brujas del Maresme y del Montseny, se reunían en la Pedra Gentil y desde ella lograban la formación de tormentas muy dañinas para toda la zona, el ritual del que se valían para la formación de las tormentas reviste una gran curiosidad: las brujas saltaban sobre la losa de la Pedral Gentil y al contacto con la misma perdían su peso, levitaban y se convertían en negras nubes.
Quizás, lo más importante de estas leyendas sea la real preocupación de los campesinos de estas zonas en luchar contra las brujas y los “desastres” que provocaban. Aún hoy en día para mucha gente, los monumentos megalíticos son símbolos arquetípicos de un especial poder que todavía hoy está vigente.
Desde la Pedra tratamos de orientarnos en esta geografía del misterio y lo oculto, de lo que esta zona es un manifiesto constante; Vallgorguina, un pueblo con una honda tradición y a su lado el Pla de les Bruixes, y muy cerca, dominándolo todo, la montaña del Montnegre, nombres que por su significado producen un instintivo escalofrío.
Sentados junto a estas piedras ancestrales, nos vimos enfrascados en una animada conversación, dejando volar nuestra imaginación y nuestra fantasía llegamos a relacionar la Pedra Gentil con Euskadi, merced al nombre que ésta tiene. La mitología vasca nos habla de unos extraños seres, los Gentiles –JENTILLAK- que fueron los que con su fuerza extraordinaria desplazaron las enormes piedras para dar forma a los monumentos megalíticos.
Esta historia de gigantes no es ajena a Cataluña, recabamos una leyenda en el pueblo medieval de Rupit en los siguientes términos:

“Un gegant que hi va viure fa molt de temps, Abans de marxar va voler deixar-hi un record i, amb un peu a cada cim, va clavar un cop de destral a la muntanya i la va esquerdar”*

Estos semidioses, parecían proceder de la evolución de dos razas superiores: los “Mairuk” y los “Baxajaunes”, las tres razas según la leyenda eran de gigantes , vivían más de cuatrocientos años y poseían poderes y conocimientos superiores.
Si existe una relación auténtica entre la Pedra Gentil y los Gentillaks de Euskadi, es algo que no podemos dilucidar, y cualquier intento en ese sentido con los datos que se poseen, no sería más que una especulación, sin embargo, nos permitimos señalar el hecho como anecdótico lo que es nuestro cometido y nuestro propósito.
A escasos metros de la Pedra Gentil encontramos las ruinas de una antigua iglesia, Santa Eulalia de Tapioles, con los restos de una torre octogonal, en la puerta de entrada una extraña cruz que nuevamente desata nuestra imaginación .*
Esta extraña cruz, llamada “cruz ovalizada” debido a su forma, representa en simbología el movimiento continuo de las fuerzas en todo ser vivo, y a la que las tradiciones populares atribuyen el poder de ahuyentar a las brujas.
A nosotros se nos ocurrió descomponer el símbolo en sus elementos y la estructura nos recuerda al ying – yang de las tradiciones orientales, símbolo del perenne dualismo del mal y del bien, entrelazados en este caso para constituir la cruz o símbolo del árbol de la vida. Quizás parezca insólito encontrar en la España medieval el símbolo del bien y del mal, sin embargo, en Caravaca de la Cruz, la ventana por donde según la tradición se produjo el milagro mantiene una estructura de doble ying – yang.
En Santa Eulalia dichos símbolos se entremezclan como si las fronteras que separan un principio de otro estuvieran mal limitadas o fueran imprecisas.
En cierto modo, parece indicarnos que aquello que puede utilizarse para lo bueno también es susceptible de ser empleado para el mal. Y es curioso que en multitud de leyendas universales la actitud de las brujas, tanto podía ser beneficiosa como perjudicial, en un comportamiento tan arbitrario como caprichoso.
Nosotros fuimos testigos de cómo este templo fue utilizado en la década de los ochenta para misas negras y demoníacas, la prueba más evidente de que en esta zona mágica del Corredor continúa la eterna lucha entre el bien y el mal.

*Un gigante que vivió hace mucho tiempo, antes de marchar quiso dejar un recuerdo y con un pie en cada cima dio un hachazo a la montaña que se agrietó
*El lienzo de fachada donde se ubica la citada cruz actualmente no existe debido al estado ruinoso de todo el conjunto

LAS FOTOGRAFÍAS QUE ACOMPAÑAN A ESTE ARTÍCULO SON ANTERIORES A LA RESTAURACIÓN DE LA IGLESIA.(N.del A.)