domingo, 30 de mayo de 2010

EXPERIENCIAS EXTRACORPORALES

 

Las “experiencias extracorporales” también llamadas “exsomáticas” (fuera del cuerpo) y conocidas por “OOBE” (Out-of-the-Body Experiences), podrían definirse como una situación en las que los afectados tienen la sensación de encontrarse fuera de su cuerpo físico, observándose desde el exterior; se trata de una experiencia que se da en situaciones excepcionales: accidentes, operaciones, sueños etc.

subida al empireo En antiguas culturas, como la egipcia, la griega y la india, ya se hablaba de los viajes del alma al mundo astral o ultraterreno conociéndose como “viaje astral”, concepto esotérico que se sustenta en la creencia de la trasmigración de las almas. Pero lo que tienen claro todas ellas es que algo, una parte inmaterial del individuo -alguna forma del yo-, se desdobla del cuerpo físico durante estas experiencias y adquiere individualidad propia. Vivencias protagonizadas por médiums, paragnostas, chamanes, místicos, etc. pero también por gente común avalan de manera no empírica la realidad de estas experiencias.

De cualquier manera, yo prefiero dejar el término “alma” para las creencias religiosas y hablar de exteriorización de la consciencia.

Podemos definir a la consciencia neuropsíquica como una actividad que continuamente almacena, asimila y destruye datos y elabora y organiza contenidos, es decir, sería el “todo de la vida psíquica” y estaría modulada y condicionada por esa especie de energía neuropsíquica que constituye “la función de vigilancia”, controlada por los sistemas reticulares, por el sistema talámico de proyección difusa, por diversos circuitos reverberantes de inhibición cortical etc. La consciencia es capaz de restringirse o dilatarse y aunque ésta es un todo indivisible, desde el punto de vista didáctico, debemos observar en ella contenidos, fases y niveles.

CONTENIDOS serían todos los factores que intervienen tales cómo: percepción, memoria, pensamientos, afectividad etc. y que en sus diferentes interacciones o gradaciones pueden ser normales o patológicos.

FASES, serían dos: vigilia y sueño

ESTADOS, son innumerables y muy difícil de definir aunque podemos señalar algunos:

Estado ordinario

Estado patológico (ej. Esquizofrenia)

Estado o fase paradójica (ensueños)

Estado hipnagógico, aparece antes de entrar en la fase de sueño (duermevela)

Estado hipnopómpico, aparece antes de despertarse.

Estado hipnótico, aparece como respuesta a una sugestión y que da lugar a una relajación sin sueño y a la eliminación del autocontrol consciente.

Cada uno de estos Estados de Consciencia tendrían a su vez distintos parámetros: Claridad, Amplitud, Complejidad y Tono.

La Claridad sería como el brillo de los contenidos de la consciencia, de sus particularidades y conexiones.

La Amplitud sería el grado de capacidad para abarcar vivencias.

El Tono sería la ordenación y sobre todo, la integración de las vivencias y de las funciones psíquicas.

La Complejidad sería el contenido de la consciencia.

Los Niveles de consciencia dependen de la variación cuantitativa de la energía neuropsíquica, podríamos decir que los niveles serían una variación de los distintos parámetros a la vez y pueden variar desde la supraconsciencia pasando por el consciente, preconsciente, infraconsciente e incluso los estados de obnubilación, coma y muerte.

ELECTROENCEFALOGRAMA

El cerebro es un instrumento eléctrico que produce pequeñas corrientes que fluctúan, según los estados de la mente, dentro de un espectro de dos a veintiocho ciclos por segundo, este espectro se divide en cuatro zonas, cada una con sus características y ritmos propios.

BETA

13 a 28 c/s

Aparece cuando la mente funciona activamente, empleando los cinco sentidos, especialmente en situaciones de tensión o ansiedad.

ALFA

8 a 13 c/s

Es una frecuencia más baja que indica una capacidad de percepción más aguda. Puede controlarse y mantenerse, produce sensación de relajación, bienestar y paz interior.

THETA

4 a 7 c/s

Acompaña los estados de ánimo creativos y la resolución de problemas, aparece de forma continua durante el sueño.

DELTA

2 a 4 c/s

Es una frecuencia característica del sueño profundo.

Toda esta exposición nos da una idea muy somera de la complejidad de la mente humana, donde a pesar de los avances, todavía hay más cosas que desconocemos que las que conocemos.

Lo que sí podemos deducir es que las Experiencias Extracorporales se producen siempre en un Estado Alterado de Consciencia, que puede ser inducido de manera voluntaria o no, (uso de alucinógenos como el ayahuasca o los estados de cuasi-muerte) otros métodos como los utilizados en disciplinas orientales pretenden “entrenar” la mente para la exsomatización. Parece que las causas desencadenadoras de este tipo de experiencias se deben a estados psicofisiológicos de extrema fatiga y agotamiento físico o por el contrario en estados de máxima inervación.

out-of-body-experience-1

Las personas que han experimentado esta experiencia coinciden en tener la nítida sensación de no haber estado soñando, sino que realmente su consciencia ha abandonado el cuerpo físico, ocupando un cuerpo sutil y que en ese viaje se acompaña de todos sus atributos perceptivos y emocionales, de tal modo que sienten, ven, oyen etc. lo que da una experiencia intensamente vivida.

Una característica común es la existencia de un vínculo de unión (cordón de plata) que mantiene, independientemente de la distancia, la comunicación entre el cuerpo físico y el sutil (astral) que es ahora poseedor de la consciencia.

El estudio e investigación de estas experiencias es muy importante a la hora de hablar de una “vida después de la Vida”, la existencia de un cuerpo sutil, con capacidad de abandonar, en determinadas situaciones, el cuerpo físico o la posibilidad de que la consciencia pueda desprenderse de su habitual soporte material, es decir, el cuerpo físico y su substrato psicofisiológico, daría la certeza de que existe una autonomía relativa entre la consciencia y el cuerpo físico, lo que puede sustentar de manera ostensible la hipótesis de la supervivencia después de la muerte.