jueves, 15 de julio de 2010

ESPIRITISMO 2

A lo largo de la historia han existido múltiples formas de comunicación con los desencarnados, a continuación analizaremos algunas de esas técnicas.

 escritura hermanas fox(katie y MaggieFox) La escritura automática es una técnica muy frecuente utilizada por médiums o videntes que "escriben" lo que le dicta un espíritu ajeno, de manera que el lápiz o la pluma se mueven sobre la hoja sin que la persona que escribe tenga ningún tipo de control.

Se conocen casos célebres de personas que utilizaban esta técnica como Pearl Curran, ama de casa británica de principios del siglo XX, que “escribió” varias obras literarias transmitidas por un ente misterioso o espíritu femenino llamado "Patience Worth".

La señora Curran tuvo sus primeros contactos con este espíritu a través de diferentes sesiones de ouija, en un principio el espíritu no aportaba información de su vida pasada ni de su situación, limitándose a deletrear enrevesadas advertencias.

La señora Curran, cada vez más fascinada y sorprendida por aquellos contactos, siguió intentando reiteradamente comunicarse con este espíritu para lograr mantener una comunicación con la que poder entenderse de una forma, más clara y fluida.

Finalmente, el espíritu de Patience Worth desveló su verdadera identidad, explicando que había nacido en Dorset (Inglaterra) en el siglo XVII, y que fue asesinada por los Pieles Rojas después de emigrar junto con su familia al Nuevo Continente.

Los contactos entre Patience Worth y la señora Curran pasaron de las ya habituales sesiones de ouija, al método de la escritura automática, a través de la cual Curran logró escribir numerosas obras literarias entre las que destaca la extensa novela "Hope Trueblood".

Sus obras fueron centro de atención y de estudio de reconocidos escritores e investigadores psíquicos que analizaron los aspectos y detalles de sus contenidos donde se destacaba el inglés arcaico utilizado, que se correspondía con el lugar y la época que había señalado el espíritu.

A pesar de que la señora Curran era un ama de casa más bien inculta, y Patience Worth, fue una humilde muchacha, difícilmente pudo haber adquirido parte de la información contenida en sus libros, por ejemplo: los extensos conocimientos sobre antiguas sectas judías que detallaba en su novela "The Sorry Tale".

En este tipo de “posesiones” el espíritu, a través del médium, se expresa mediante una actividad artística en el caso anterior la literatura y más sorprendente aún por su espectacularidad es la llamada Pintura Mediúmnica, forma poco conocida de mediumnidad, donde el médium, sin ser un artista entrenado, es capaz de producir excepcionales obras de arte en estado de trance ligero o profundo, generalmente en muy breve tiempo, siempre supuestamente, bajo el control de una entidad espiritual. Un excelente ejemplo de esta clase de arte fue Augustin Lesage cuyas obras se encuentran en exhibición en la galería Le Maison Rouge de París, incluyendo L’esprit de la Pirámide.

Lesage era un minero de Ferfay en el norte de Francia quien comenzó a pintar a la edad de 35 años luego de escuchar voces que le hablaban durante su trabajo en la mina.

"En Enero de 1912 poderosos espíritus vinieron a mí, ordenándome que dibujara y pintara, lo cual nunca había hecho”

 gasparetto2 Pero si hay un exponente espectacular de esta técnica no es otro que Luís Antonio Gasparetto. Entraba en trance y pintaba cuadros con las manos desnudas o con los pies sin desdeñar codos o antebrazos, en un tiempo record los cuales donaba para obras benéficas.gasparetto1

Este hombre, brasileño, decía que los espíritus de pintores famosos ya fallecidos entraban en su cuerpo y le utilizaban para pintar sus cuadros.
Lo curioso es que expertos en arte afirmaban que cada cuadro tenía el estilo del pintor que supuestamente había poseído a Gasparetto. No se trataba de copiar obras ya existentes, de hecho, no pintaba un cuadro igual a otro.

Pero todo lo que pudiera escribir se quedaría corto ante el espectáculo degasparetto3 ver a Gasparetto en acción, recomiendo visualizar el video que acompaña a este artículo.

Pero no sólo es el arte o la literatura la forma de expresión de supuestos entes desencarnados, también la medicina se manifiesta en algunos espectaculares casos como la llamada cirugía psíquica, quizás el máximo exponente de esta técnica quirúrgica Mediúmnica fuera José Pedro de Freitas, más conocido como Zé Arigó; un humilde brasileño, carente de estudios, que era capaz de atender en su casa a unas trescientas personas en un solo día.

Según contaba un tal doctor Adolf Fritz, que ejerció la medicina durante la Segunda Guerra Mundial, cuando entraba en trance utilizaba su cuerpo para realizar las curaciones.. Pero lo más increíble eran sus técnicas y su "instrumental", compuesto de navajas, cuchillos y cualquier objeto capaz de realizar una incisión. Parece ser que nunca produjo una infección, ninguno de sus pacientes pareció sufrir dolor, a pesar de que nunca utilizaba anestesia y realizaba la cirugía de manera rápida y brusca.

 cirugia

<<En una ocasión salió de su salita rápido y con gran violencia introdujo una navaja por la vagina de una paciente. Acto seguido realizó violentos movimientos que asustaron a los presentes. A pesar de no utilizar anestesia, la mujer no parecía sentir dolor. Segundos después extrajo una bola desagradable del tamaño de un pomelo: un tumor. Lo soltó en el fregadero y se sentó. Y comenzó a llorar>>

 arrigo Sus detractores lo acusaron de intrusismo profesional, acarreándole una sentencia de cárcel. Pero su fama entre los ciudadanos era tal, que el presidente de Brasil le indultó (algunos afirman que en realidad el presidente le devolvió el favor por haber curado a su hija).

Arigó continuó ejerciendo en su pequeña consulta, lo que le supuso nuevos ataques por parte de la medicina "oficial", que consiguió definitivamente encerrarlo en prisión durante 18 meses, en los que se ocupó de curar a cuantos presos acudían a su celda. Cuando fue puesto en libertad, siguió curando gente sin cesar durante los seis años que transcurrieron hasta su muerte en 1971 a causa de un accidente de tráfico.

Como es natural, muchos tacharon al "cirujano" de farsante, de saber muy bien donde cortaba por tener libros de medicina en su casa, de no haber curado nunca a nadie, de ser un hábil ilusionista, etc. Nunca sabremos la verdad, aunque el gran número de testigos, pacientes y su duradera fama mantienen vivo su recuerdo.