jueves, 21 de julio de 2011

ABDUCCIÓN 3

P8130060

· CAROL (Interviene).- ¿Quién hace las fotos?

· J.- Están intentando abrir la caja, y se van a velar todas las placas… ¿Por qué son tan poco inteligentes? ... no conocen el material fotográfico…

· R.- Se va a velar.

· J.- Claro que se va a velar… en cuanto la abran … menos mal que el otro ha dicho que no la abran … parece que entiende un poco más.

· C. R.- ¿En qué lenguaje hablan?

· J.- Están hablando como yo … los entiendo perfectamente.

· R.- ¿Oye su voz?

· J.- No, la estoy sintiendo dentro de mi.

· R.- ¿Qué pretenden con usted?

· J.- Pretenden ponerme no sé qué en el brazo, ni para qué… Pero yo no me voy a dejar, claro … si me hacen igual que con la entrada … yo tampoco quería entrar … … yo no quiero que me pongan nada … … … seguro que eso no lo vais a conseguir … ponerme … además yo entiendo de medicina un poco, eso parece un catéter … pero nunca había visto el sitio donde está conectado … además no me lo voy a dejar poner en la vena, eso seguro … porque esta tarde tengo que volver a Barcelona, tengo que adelantar un trabajo y no quiero quedarme aquí, y quiero salir de la cueva. Tengo que volver al coche … … yo no quería que me lo pusieran.

· R.- ¿Le inyectan o le extraen?

· J.- Parece que están sacando … una cosa …

· R.- ¿Tejido o líquido?

· J.- Es líquido y están llenando … eso que tienen ahí delante … no sé que es … … … no me gustan. No se parecen en nada a los que veo … son casi tan altos como yo, un poco menos, pero su cara es horrible.

· CR.- ¿Cómo van vestidos?

· J.- Están arrugados … no se les ve ropa …

· CR.- ¿Llevan algo en la cabeza?

· J.- Parece que el que me la ha puesto tiene pelo, pero los otros no …

· CR.- ¿Qué color?

· J.- Son grises … un gris muy sucio …

· CR.- ¿Qué edad parece representan?

· J.- Unos treinta años

· R.- Preste mucha atención a mi voz, siga profundamente descansando. Cuando despierte, cuando salga de este estado, recordará perfectamente el rostro de uno de ellos y lo dibujará. Ahora siga, siga profundamente descansando y siga reviviendo lo que ocurre.

· J.- Dan mucho asco, son como viscosos … además no quiero que me toquen … me están dejando como una cosa viscosa, un … …

· CR.- ¿Qué hacen?

· J.- Me están tocando los brazos … … y quiero que me saquen ya esto …

· CR.- ¿Le tocan la cabeza?

· J.- No, la cabeza no, los brazos … ¿pero por qué no puedo mover las piernas? … no me puedo incorporar a verlas … tienen un tacto asqueroso … y ahora encima me están enganchando algo en el brazo … ¿por qué no me dejarán ya tranquilo volver al coche? … no voy a poder ni moverlo luego … yo no quiero que me metan nada en el brazo, tengo que dibujar … ¡No quiero! ¿Quién va a conducir hasta abajo? Tú no sabes … no vas a poderte…

· CR.- ¿De dónde son? ¿de dónde son?

EXTRATERRESTRES

· J.- ¿Por qué no me lo quieren decir? … … ellos saben de dónde vengo yo … No existe ese planeta … yo no conozco ningún planeta que se llame Casiopea de esos que decís … … Aún no entiendo que hago yo aquí dentro … ni que queréis … ¿por qué estoy aquí, a ver? … no lo entiendo … cada vez me estáis confundiendo más y lo que me habéis metido en el brazo no me gusta nada. Si me quedan marcas lo van a ver … y nadie se lo va a creer … ¿Y por qué os interesa que nadie se crea lo que voy a contar? … además, yo no quiero contar nada a nadie … porque me van a tomar por loco, y yo no quiero … siempre he sido una persona muy seria y nunca me había pasado esto … … yo no creo que esté aquí dentro, no quiero creérmelo … lo tengo que estar soñando … … menos mal que cuando me despierte todo habrá pasado … yo no estoy aquí dentro y vosotros no existís … no me lo puedo creer.

· Carole.- ¿Sacan fotos con la caja, verdad? ¿Han sacado fotos?

· J.- ¡Me están haciendo fotos a mí! ¿y para qué las quieren?

· Carole.- ¿Con su caja?

· J.- Con mi caja y con mi cámara, además, no saben manejarla, la van a estropear y es muy cara … ¿por qué están intentando hacerme fotos? …

· Carole.- ¿Y que explicación dan? ¿por qué le inyectan en el brazo?

· J.- Quieren sacarme algo pero no sé que es … les interesa, quieren hacer algo, otro como yo. Están locos, ellos sí que están locos

· Carole.- ¿Hay otros seres humanos ahí en la cueva?

· J.- Dicen que quieren hacer otro, otro que sea igual que yo …

· Carole.- Ah… ¿Un clon? ¿han dicho qué?

· J.- Quieren cambiarme

· Carole.- ¿Mentalmente?

· J.- Quieren hacer otro igual que yo, y a mi borrarme. Pero no lo van a conseguir, seguro que no, porque yo tengo más fuerza de voluntad que ellos. Lo que pasa es que me están haciendo dormir …

· R.- Duerme ahora

· J.- No … no quiero …

· R.- Duerme, si, descansa …

· J.- No quiero quedarme dormido … … tengo que volver … yo quiero a algunas personas y si hacen otro como yo …

· Carole.- ¿se pueden confundir?

· J.- Es lo que quieren

· Carole.- ¿Es usted ahora Xavier?

· J.- Claro que soy yo. Estoy seguro que no lo van a conseguir, aunque me hayan sacado eso no lo conseguirán … yo me acuerdo de quien soy, y sé lo que tengo que hacer ahora …

· Carole.- ¿Qué va a hacer?

· J.- Cogeré mi coche y lo llevaré a limpiar.

· Carole.- ¿Por qué? ¿Está sucio?

· J.- Si creo que sí.

· Carole.- ¿Por qué?

· J.- No sé … se ha ensuciado cuando ha caído algo pegajoso encima del capó.

· Carole.- ¿Sí?

· J.- Si, era grasiento y asqueroso … encima se me han comido el bocadillo que yo traía …

· Carole.- ¿Dónde? ¿en qué sitio se lo han comido?

· J.- Detrás del coche … han entrado no sé por dónde, porque está todo cerrado menos el maletero … ¡Son tan repulsivos! Voy a tener que subir a lavar las fundas, éstas las he de lavar sin falta, y no quiero dormirme esta noche. Voy a pasarme toda la noche trabajando … … si me duermo seguro que vienen con el otro.

· Carole.- ¿Para qué quieren hacer este otro?

· J.- Quieren cambiarme

· Carole.- ¿La mentalidad de usted?

· J.- Y la persona

· Carole.- ¿A toda la persona y la mentalidad?

· J.- Con el mismo físico otra persona va a haber, y no quiero que lo consigan …

· Carole.- ¿Pero ese otro Xavier, puede ser positivo o…

· J.- No lo sé

· Carole.- …negativo?

· J.- Pero si viene el otro yo me moriré, no quiero.

· R.- ¿Quién le corta el cabello?

· J.- ¡Me lo están cortando ellos! … yo no puedo levantar la cabeza …

· R.- ¿Para qué?

· J.- Quieren copiarlo …

· R.- Bien, Xavier, ahora descansa, descansa …

· J.- ¿Pero por qué quieren copiarse mi pelo?

· Carole.- ¿Tiene algo que ver con los otros amigos suyos pequeñitos?

· J.- No; los otros no quieren, me lo están diciendo … no les gusta lo que está pasando.

· Carole.- ¿Por qué no intervienen?

· J.- ¡Es un secuestro! No pueden, no les dejan entrar

· R.- ¿Cómo sale usted de la cueva?

· J.- Me sacan

· R.- ¿Cómo?

· J.- Yo ya estoy sentado en el coche …

· R.- ¿Y hacia dónde va ahora?

· J.- Pero me falta el pelo … … mira, me faltan las llaves y no sé como entrar en el coche siquiera … sólo sé que detrás mío hay otro igual que yo, y no soy yo, y no es el espejo, ¿eh? Me he girado y lo he visto, está sentado en mi coche …

· Carole.- ¿Dónde están las migas?

· J.- Sí

· Carole.- ¿Hay un Xavier igual como usted?

· J.- Va vestido igual que yo y todo, y lleva el pelo largo, no como yo. No puede ser un reflejo mío, yo llevo el pelo corto ahora y no sé por qué, yo no he ido al barbero.

· Carole.- ¿Y este otro Xavier, va con usted en el coche?

· J.- Ahora estamos entrando en la autopista y se ha pasado delante.

· Carole.- ¿Está sentado al lado de usted?

· J.- Está aquí.

· R.- ¿Y qué dice?

· J.- No dice nada sólo se ríe.

· R.- ¿Usted no le pregunta nada?

· J.- No, porque parece mi hermano gemelo, va vestido igual que yo y todo.

· R.- ¿Qué hace con él, lo hace bajar?

· J.- ¡Pero está al revés! …

· R.- ¿Sí?

· J.- Está hecho al revés que yo. Es un reflejo.

· R.- Sí. Cómo si estuviera delante de un espejo con más…

· J.- ¡Sí, pero está vivo!

· R.- ¿Qué hace con él?

· J.- ¡Anda Dios! está conmigo, ¿no lo ve?

· R.- ¿Ahora?

· J.- Me está acompañando en el coche, estamos en el coche …

· R.- ¿Cuándo baja del coche?

· J.- Mira, lo voy a dejar ahora aquí en la calle Vallespir, me lo ha dicho él.

· R.- ¿Vallespir, esquina a…?

· J.- Esquina Condes de Bell-lloch.

· R.- Justo

· J.- Tiene que irse a su casa. Yo tengo que irme a trabajar … … además lo han visto bajarse … me acabo de encontrar con mi vecino …

· R.- Sí

· J.- Pero no me ha dicho nada, ni le ha dicho nada, ni el otro habla … no sé siquiera si sabe hablar, ni me creo lo que está pasando, no puede ser hombre, yo estoy soñando. Además, hoy es domingo y las tiendas están abiertas ¿sabe, por qué? ¿Pero por qué están abiertas las tiendas hoy? Hoy es domingo … son las seis de la tarde …

· R.- Bien. Ahora, Xavier, vuelve usted a estar aquí a mi lado.

FIN DE LA TRANSCRIPCIÓN

periodico

CONCLUSIÓN:

La verdad es que no sé si es posible una conclusión sobre unos acontecimientos que se escapan un poco en el tiempo, la web polaca “polish ufo center” habla de unas pruebas psicológicas realizadas a Javier por la doctora María Blanch Cardoner, de las que yo no tenía conocimiento, y que dan un coeficiente de inteligencia superior a la media, afirmó que Javier era una persona equilibrada y tranquila, sin desviaciones psicóticas pero con tendencia a la confabulación y la mentira.

Yo, bajo ningún concepto, afirmaría que todo esto es fruto de una confabulación y que el protagonista de la misma se inventó una historia en la que no tenía nada que ganar y mucho que perder. Sin embargo, hay diversos detalles de la propia regresión que se me antojan curiosos, incluso peregrinos:

en polaco

1) En una regresión hipnótica lo que se persigue es revivir o visualizar los hechos, en una situación tan traumática como la descrita, lo normal, es que el sujeto se hubiera dejado arrastrar por el pánico, cosa que no sucede, muy al contrario se muestra sereno y más pensando o recordando que visualizando un hecho, el relato parece proceder más de un ejercicio de memoria que de algo que está viendo en esos momentos. De hecho las numerosas pausas parecen más bien un ejercicio de introspección, y la forma recurrente con que acude a la palabra “además” no sugieren más que el reforzamiento de un recuerdo al que accede en ese momento.

2) En un estado hipnótico tan profundo como para permitir la regresión, el “transfer”(vinculo de dependencia que se crea entre el hipnotizador y el sujeto) se produce estando éste último en una realidad lejana a su entorno inmediato, sin embargo ,esta sesión parece de “café para todos”, la señora Rámis interviene preguntando al sujeto, y éste la oye y le contesta, lo que sugiere que su trance no es realmente profundo, si fuera así sólo obedecería a las órdenes del hipnotizador, y en ningún caso éste le ordena que escuche o responda a la Sra. Rámis.

prensa

3) La Sra. Carole Rámis actúa no sólo como elemento perturbador de la regresión sino también contaminador de la misma, ya que sus preguntas en muchas ocasiones intentan encaminar al sujeto a un terreno que por la razón que sea era de su interés (¿Pero ese otro Xavier, puede ser positivo o…) (¿Sacan fotos con la caja verdad? ¿Han sacado fotos?) en ese momento Javier no estaba hablando para nada de fotos, es la propia Carole quien lo saca a colación.

4) No debemos olvidar que la Sra. Rámis no tenía la complacencia de sus colegas Ufólogos, es más algunos la tacharon de farsante.

5) Javier ante la terrible situación que está viviendo parece más preocupado por nimiedades, como la suciedad de su coche que tenía que lavar, que por su propia supervivencia.

La más elemental de las prudencias aconseja no aventurarse sacando ningún tipo de conclusiones, lo que si voy a hacer es marcar una posibilidad de una explicación alternativa:

 

Realmente el sujeto en su estado hipnótico (no muy profundo) relató unos hechos que venían de su propia memoria, de una distorsión de la realidad que sólo pudo producirse por medio de alguna droga. No existe ninguna cueva (de la que se tenga constancia) en el entorno geográfico del lugar de los hechos, luego el sujeto estuvo en algún lugar que él identifica como cueva.

No debemos olvidar que  muy cerca de la Pedra Gentil se encuentra la ruinosa iglesia (ya reconstruida) de Santa Eulalia de Tapioles, enclave éste que en la época que sucedieron los hechos era utilizado por algunas sectas satánicas para sus rituales, no era infrecuente el ver, convenientemente oculto, procesiones de sectarios envueltos por negros hábitos con capucha pasear una carabela insertada en un palo al anochecer.

¿Pudo Javier tropezar con algunos adoradores del diablo y haber sido drogado? No es una posibilidad descabellada, personalmente he asistido oculto a una de esas extrañas procesiones que, créanme ustedes, hiela la sangre en las venas, y el comportamiento de estos sectarios ha sido en ocasiones violento, cerca del lugar a unos tres kilómetros existía (no sé si aún existe) un camping gratuito de la Diputación de Barcelona, una noche los campistas fueron atacados por estos adoradores del diablo, es decir, es impredecible la actitud de estas personas y su reacción ante la presencia del fotógrafo en sus lugares mágicos, pudiéndose producir un ataque y obligarle a ingerir el alucinógeno. Si esto fuera así se podría considerar la ingesta de LSD “Dietilamida del Acido Lisérgico” droga que actúa en cuatro fases: en la primera pasan por una llamémosle difuminación de la realidad, ensombrecimiento de los colores etc. es lo que se conoce como fase de subida ; en la segunda fase, llamada de meseta, aparecen visiones fantásticas y alucinaciones visuales; en la tercera fase o de pico máximo el tiempo parece que se detiene y se experimenta una especie de traslación a otro mundo. Esta experiencia puede ser algo mística o, por el contrario, producir temor y miedo, la fase de caída se produce seis horas después y es cuando paulatinamente desaparecen los efectos. No es inusual en los “aquelarres” el empleo de sustancias psicotrópicas que facilitan la visión del “más allá” y desinhiben a los practicantes para todo tipo de prácticas sexuales.

DOBLE

  Recordemos también que Javier señala que le inyectan algo o le extraen algo del cuerpo y que el LSD puede administrarse mediante una inyección intramuscular o intravenosa, además de por vía oral.

No estoy dudando ni de la experiencia del Sr. Clares ni de la profesionalidad del Sr. Ribera y el Profesor Rovatti,- de la Señora Ramis me reservo la opinión-, tampoco quiero que se entienda que soy de los que piensan que los extraterrestres no existen, todo lo contrario, creo que es absurdo pensar que somos la única forma de vida inteligente del universo, lo que sí creo firmemente es que a veces es necesario pensar que: “Existen otros mundos, pero están en éste”.

 

domingo, 10 de julio de 2011

ABDUCCIÓN 2

Para Javier aquello era incomprensible, ¿Cómo en un supuesto caso de amnesia había estado deambulando tantas horas por la montaña?, todo se le antojaba irreal, sin sentido, pero al revisar sus cámaras descubrió que había cinco fotografías realizadas y él no recordaba haber hecho ninguna. Excitado ante la posibilidad de arrojar un poco de luz a aquella intriga se encerró en su laboratorio. A medida que las fotografías adquirían nitidez el nerviosismo de Javier se convirtió en pánico, aquello que veían sus ojos fue calificado por él mismo como “imágenes demoniacas”.

mano_f

Tres de aquellas fotografías mostraban unas garras y las otras dos unas deformadas caras. Mientras el pánico dio paso a una crisis de histeria, la mente de Javier empezó a conjugar la hipótesis de que aquellos seres que mal se reflejaban en las fotos habían sido los artífices de su desaparición y habían utilizado sus cámaras.

A pesar de su escepticismo ante los fenómenos extraños, pensó que el destino le estaba jugando una mala pasada haciéndole protagonista de un hecho paranormal.

Decidido a desentrañar aquel misterio se puso en contacto con Carole Ramis quien gozaba de gran popularidad, (a pesar del varapalo recibido en el I Congreso Nacional de Ufología, celebrado en Barcelona durante los días 3 y 4 de diciembre de 1977, durante el cual sorprendió al auditorio con una aberrante disertación sobre una supuesta base submarina en las baleares, disertación que no fue considerada digna del alto nivel que se pretendía para el evento, lo que provocó el abandono de la sala por parte del sector de ufólogos más racionalistas.)

La investigadora austriaca entendió desde el primer momento que se encontraba ante un caso de abducción y contactó con el decano de la ufología, Antonio Ribera por su probada experiencia en el estudio e investigación de este tipo de casos. Ribera, tras analizar detenidamente los datos, entendió que el primer y fundamental paso era superar la supuesta amnesia de Javier a fin de esclarecer lo sucedido. Para ello se puso en contacto con el Profesor Rovatti experto en Parapsicología y uno de los pioneros de la regresión hipnótica.

dolmen  santa E 1

Javier resultó ser bastante sugestionable y rápidamente el profesor Rovatti lo transportó al momento en que aquella extraña niebla apareció, el relato de Javier fue recibido con cierto asombro por Carole Rámis,  el Profesor y el inefable Ribera.

En una agradable conversación ante una taza de té verde en el Hotel Mediterráneo de Castelldefels,  Rovatti me confesaba la sensación de estupefacción que sintió ante la descripción de Javier, parecía algo increíble, y sin embargo afirmaba, con la rotundidad que le caracterizaba, que el estado en que lo sumergió hacía imposible la fabulación y a pesar de ello  tenía la sensación de que faltaban piezas en el puzzle, algo no encajaba.

Pero mejor será transcribir íntegramente todo lo hablado en la regresión hipnótica, eludiendo los prolegómenos y la inducción:

camara de placa

· Rovatti.- Quiero que me diga ¿A dónde va usted?

· Javier.- A Vallgorguina.

· R.- Explíqueme alguna circunstancia del viaje.

· J.- Hay poco tráfico… voy entre 80 y 90 kilómetros por hora… llevo el depósito lleno, lo llené ayer… Hace buen tiempo.

(Las pausas <…> son largas)

· R.- Siga carretera adelante. Quiero que me explique su llegada a Vallgorguina.

· J.- He salido del pueblo por la carretera que va al dolmen… he visto que han puesto un indicador en una madera. Tomo esa carretera… creo que he pinchado una rueda…

· R.- ¿Detiene Vd el coche?

· J.- No, no es una rueda. Hay una neblina, pero no sé que es… hace buen tiempo y sol …  … me estoy durmiendo.

· R.- Duérmase. Recuerde que se duerme. Duerma, pero recuerde el sueño. ¿qué sueño? ¿Podrá recordarlo ahora?

· J.- Estoy durmiendo en el suelo… no he vuelto a entrar en el coche… me está cayendo como un líquido encima… es como pegajoso, muy asqueroso …  … pero yo quiero entrar en el coche.

· R.- ¿Y, no puede?

· J.- No, está la puerta cerrada y las llaves fuera, pero no puedo cogerlas; no sé donde las he dejado… no sé por qué se ha puesto a llover.

· R.-  ¿Llueve?

· J.- No, pero es pegajosa el agua que cae… no es agua…

· R.- ¿Es viscosa?

· J.- Pero yo quiero dormirme.

· R.- Duerma.

· J.- No, es que no puedo… no me deja el agua que cae. Seguro que no es agua… además se ha cubierto de nubes y todo…

· R.- Y ¿qué ocurre ahora? ¿Puede recordar?

· J.- Pues sí… suerte que el maletero está abierto… ahora estoy haciendo fotos con la caja (cámara fotográfica de placas).

· R.- ¿Qué fotografía? ¿Dígamelo?

· J.- Estoy fotografiando el cielo, la lluvia esa que cae… tengo miedo de que las placas se me estropeen, y además no quiero sacar la máquina (se refiere a su máquina nueva) se puede estropear… quiero irme dentro del coche y dar la vuelta…

· R.- ¿Lo hace?

· J.- No puedo, aunque el maletero está abierto no tengo las llaves… no puedo dar el contacto otra vez… además no me veo capaz de dar la vuelta…

· R.- ¿Qué hace usted?

· J.- Tengo que ir hasta arriba, con la caja claro, además no quiero llevar la máquina, no quiero que me la quiten … … es importante el carrete que llevo.

· R.- Siga, cuanto más hable más descansará.

· J.- Ya los estoy viendo.

· R.- ¿Cómo son?

· J.- No son los que yo veo. No se parecen en nada… además no me gusta su cara yo me quiero ir al coche otra vez … … no quiero seguir viéndolos… además no tengo porque ir con ellos.

· R.- ¿Y que ocurre? ¿Qué ocurre?

· J.- Quieren que vaya… quieren ver como soy…

· R.- Bien

· J.-¡ Pero yo no quiero ir!

· R.- ¿Y que hace usted?

· J.- No me gusta su cara… me hacen ir…¡ yo no quiero pero me hacen ir! …

· R.- ¿Cómo? ¿Cómo le obligan? Dígalo.

· J.- Parece que hay algo que me atrae… me van a hacer caer, porque estoy bajando por una pendiente que no quiero…

· R.- No tenga miedo.

· J.- Es que he tropezado.

· R.- Está usted protegido mientras esté a mi lado. Puede usted seguir.

· J.- Pero es que he tropezado en la pendiente

· R.- Bien.

· J.- Yo no quiero bajar tan abajo… no sé por qué me invitan a entrar… además a mi me dan miedo las cuevas… (jadea) y no se puede casi respirar… ¡es horrible! … y además ahora no puedo volver atrás… y encima se divierten.

· R.- ¿Por qué lo hacen?

· J.- No sé por qué me quieren hacer ir tan adentro… además a mi me da miedo la cueva… yo nunca había estado dentro de esta cueva… no sabía ni que existiera.

· R.- ¿Cómo está iluminada la cueva? Dígalo.

· J.- Se ve… parece que tiene una entrada de iluminación… pero está bastante oscuro… yo no quiero tumbarme a descansar… y me ahogo hay poco aire (jadea).

· R.- Tranquilo, tranquilo. Siga recordando.

· J.- Huele muy mal…

· R.- ¿Es un olor conocido?

· J.- No… y además está todo muy sucio… las paredes  pegan … no sé ni donde para el coche ya… ni las llaves… además se han quedado con la caja … … ¡no la podréis abrir!

CONTINUARÁ

viernes, 1 de julio de 2011

ABDUCCIÓN

Se llama abducción al supuesto acto en el cual uno o más seres de origen extraterrestre, toman a un ser vivo terrestre contra su voluntad y lo llevan a algún sitio determinado, generalmente a su propia nave espacial, lo que se ha dado en llamar “la cuarta fase”.

En este artículo desarrollaremos una supuesta abducción que tuve ocasión de analizar de manera indirecta hace ya algunos años, y que aún hoy continúa siendo un caso de los más pintorescos y significativos de la geografía del misterio.

EL LUGAR

La primera vez que visité el lugar de los hechos fue en 1981, cuatro años antes de que se desencadenaran los acontecimientos, es necesario reconocer que aquel lugar La Pedra Gentil tiene algo especial cuando uno busca una España mágica, insólita, cosa que quizás a muchos sorprenda, pero en realidad si miramos las cosas que nos rodean con la impenitente curiosidad del profano y el deseo de saber y aprender del niño, nos daremos cuenta de que lo insólito, lo incomprensible y lo mágico, nos está gritando desde cada rincón de un país tan antiguo y rico en culturas ancestrales como el nuestro. Debo confesar que en aquel primer contacto con aquel lugar me sucedió algo que en pocas ocasiones he relatado y que se puede calificar como extraño:

P8130060

“Era tempranoP5040086 cuando accedí al dolmen, recorrí el entorno y me recreé en los canalillos de su piedra superior efectuados con toda probabilidad para evacuar la sangre de los sacrificios, unos restos de cera  parecían decirme que aún hoy ,en las postrimerías del siglo XX continuaban celebrándose rituales en aquella piedra. Entre los árboles, a lo lejos, divisé la torre de la Iglesia de Santa Eulalia de Tapioles ( de la que aún no sabía nada y que tantos quebraderos  de cabeza me daría en un futuro inmediato), de pronto, como si surgiera de ninguna parte, una niebla espesa empezó a envolverlo todo, por lo que decidí dar por terminada la excursión antes de que tuviera dificultades en el angosto e irregular camino que debía recorrer. Descendí lo más rápido que pude hasta mi flamante 127 rojo, y lo que sucedió después difícilmente puedo explicarlo, bajaba despacio, dado lo escabroso de la pista, cuando de repente, el coche se aceleró sin que pudiera hacer nada por evitarlo, la velocidad, dada las condiciones, era realmente suicida y a duras penas podía controlar la dirección derrapando constantemente en las cerradas curvas. De repente, todo terminó, el vehículo desaceleró a los niveles normales mientras un sudor frío recorría toda mi espalda. Ni que decir tiene que en el primer taller que encontré hice revisar el coche, sin que nada justificara el anómalo comportamiento que tan sólo un rato antes había efectuado”.

LOS PERSONAJES:

Carole Ramis,

carole ramis Incansable investigadora en el campo de la Ufología, desarrolló una intensa actividad en el estudio de diversas oleadas de avistamientos ovnis en lo que se dio en llamar “el triángulo de las Baleares”

El Triángulo del Silencio o de las Baleares, es un área similar a la del Triángulo de las Bermudas, de 30.000 kilómetros cuadrados que se extiende por el Mar Mediterráneo, desde el delta del Ebro hasta las islas Baleares, y de allí a Denia, en Alicante.

Su historia se deriva de otro triángulo más pequeño, descubierto por D. Pedro Crespi, Teniente Coronel de la Aviación española, que fue jefe de la base aérea de Puig Major, en la isla de Mallorca. Este hombre constató cómo en el cielo y el mar de esa área se producían fenómenos inexplicables, que se extendían más allá de las islas de Menorca, hacia el norte, y de Ibiza, hacia el sur, llegando hasta Formentera y los islotes de Es Vedrà.

 

Antonio Ribera:

antonio ribera Es considerado como uno de los impulsores de la exploración submarina, y uno de los fundadores del Centro de Recuperación y de Investigaciones Submarinas (CRIS) publicó varias obras de divulgación sobre submarinismo. Fue uno de los pioneros de la ufología en España, y cofundador del Centro de Estudios Interplanetarios de Barcelona (CEI). En 1975 dirigió junto a J. Mascaró i Passarius la expedición catalana a la isla de Pascua (Operación Rapa Nui). En 1990 recibió la Creu de Sant Jordi, el mayor galardón que concede la Generalidad de Cataluña. Fue invitado a la Cámara de los Lores británica dentro del marco del UFO Study Group, donde impartió una conferencia. Prolífico autor de libros sobre la temática Ovni con gran aceptación, algunos de los cuales se editan incluso en lengua árabe.

 

Francisco de Asís Rovatti:

Rovatti Introductor de la Parapsicología en la Facultad de Medicina y figura legendaria de la hipnosis, colaboró con el CSIF, fue presidente de Congresos Internacionales de Parapsicología, como profesor me introdujo en el fascinante mundo de la Hipnosis Regresiva y tuve el placer de tenerlo como ponente en “El primer Seminario Internacional sobre la energía Psi” que tuve el honor de dirigir en 1983.

                         hipnosis

Los Hechos

En una mañana soleada de domingo, de septiembre del año 1985 Javier Clares, fotógrafo, residente en Barcelona, se dirigió armado de dos de sus cámaras a la zona conocida como Parque del Corredor dispuesto a hacer un reportaje sobre la zona.

A bordo de su automóvil y tras abandonar la carretera que desde Sant Celoni lleva a Vallgorguina se adentró en el monte atravesando un estrecho puente romano, poco más tarde dejando el vehículo a buen recaudo y armado con sus cámaras se dispuso a subir la escabrosa pendiente que le conduciría al dolmen de “Pedra Gentil”, de repente, algo extraño sucedió: una niebla grisácea comenzó a descender a jirones por la ladera, algo que no se correspondía ni con la época del año, ni con la hora, ni con la temperatura reinante…

Niebla-_f2

Eran cerca de las 20’00 horas cuando Javier llegaba a Barcelona, dos cosas le sorprendían cuando ponía rumbo a su casa, el poco tráfico encontrado para ser domingo por la tarde, hora de retorno del fin de semana, y el hecho de ver las tiendas abiertas. Entró en su vivienda sonriendo, y la sonrisa se heló en sus labios cuando encontró a toda su familia muy alarmada, él no entendía nada hasta que su hermano le dio la solución:

.- Hoy es lunes, has estado fuera treinta y seis horas.

Para Javier sólo habían transcurrido algunas horas, al menos eso era lo que su cerebro recordaba…

 

CONTINUARÁ