sábado, 12 de marzo de 2011

LA BIBLIOTECA DE BARCARROTA (2)

Alborayque

ALBORAYQUE

Cosas del destino, al abrir el muro tras el que estaba el tesoro de Barcarrota, el pico del operario impactó sobre este libelo produciéndole un gran agujero, ¿alguien podía sospechar la existencia de semejante biblioteca tras aquel muro?.

El libelo fue restaurado en febrero de 1998, se repararon los huecos de sus páginas, aunque no se reconstruyó el texto. Existen dos ejemplares más de este libro, uno en el Archivo Histórico Nacional y otro en el Monasterio del Escorial.

Se trata de un libelo contra los conversos, con toda probabilidad escrito en 1465, no es fácil encontrar referencias historiográficas a dicho libelo, sin embargo, en la bibliografía hispana del librero catalán Palau Dulcet se encuentra la referencia a una impresión realizada en el reinado del emperador Carlos, que ostentaba el extenso título: “Comiença el tratado que se dice Alborayque: el qual trata de las condiciones y malas propiedades que tienen los conversos y judaizantes conviene saber los judíos que se convirtieron en cristianos no con intención de serlo. Las cuales propiedades y malas maneras son significadas por las señales del alborayque.” Al comienzo del documento el apócrifo autor sitúa el texto en Llerena. El objetivo de este ilustrado panfleto es divulgar la lacra económica y la influencia negativa ético religiosa esparcida por los falsos conversos infiltrados en la comunidad, la contaminación ejercida por su actitud apóstata e irreverente como atentado al orden establecido, inmutable por voluntad divina.

El título (Alborayque) se refiere, con sarcasmo, al caballo de Mahoma, al-Burak, que no había sido ni caballo, ni mulo, ni macho ni hembra, utilizado, según escritos del siglo XV, como insulto dirigido a los conversos.

al-buraf_hafifa

El primer versículo del capítulo diecisiete del Corán consta de estas palabras: "Alabado sea El que hizo viajar, durante la noche, a su siervo desde el templo sagrado hasta el templo que está más lejos, cuyo recinto hemos bendecido, para hacerle ver nuestros signos". En las versiones más antiguas de la leyenda, Mahoma es guiado por un hombre o un ángel; en las de fecha posterior, se recurre a una cabalgadura celeste, mayor que un asno y menor que una mula. Esta cabalgadura es Burak, cuyo nombre quiere decir "resplandeciente", los musulmanes de la India suelen representarlo con cara de hombre, orejas de asno, cuerpo de caballo y alas y cola de pavo real.

A muyto devota oraçã da Empardeada. Em lingoajem portugues.

No se conocía ningún ejemplar de esta obra mezcla de oración y relato, a pesar de ser conocida en la literatura y figurar en los índices de la inquisición tanto en Portugal como en España, debido a su carácter cercano a la superstición y desviado de la religiosidad oficial.

El ejemplar encontrado en Barcarrota es el único testimonio de una tradición documentada en muy diversos lugares, como se ha ocupado de precisar María Cruz García de Enterría en el citado estudio preliminar a la edición facsimilar.

El género de esta obra gozó de gran popularidad en el siglo XVI, aunque realmente es original de épocas anteriores. La popularidad de este tipo de oraciones viene de su propio formato que era posible adquirirla para quien un libro constituía un lujo.

emparedada

La Oración de la Emparedada, al igual que otras oraciones similares consta de dos partes, la propia oración y el relato donde se recoge la historia de la emparedada, donde aparece la justificación para los beneficios de quienes sigan fielmente la oración.

Evidentemente la parte correspondiente a la oración no era la que desató la persecución inquisitorial, sino la propia historia de la emparedada, con elementos inaceptables para la ortodoxia católica. La práctica del emparedamiento en vida estuvo muy extendida en la Edad Media, generalmente se sometían a ella mujeres que voluntariamente se emparedaban dejando un ventanuco por el que se comunicaban con el mundo, en Portugal se conoce esta práctica desde el siglo XII hasta el siglo XV en que se prohibió por la Iglesia, existe una leyenda sobre una emparedada, la emparedada de Roma que dice así:

“En una inhospita montaña que hay en la tierra de Roma había una mujer emparedada y encerrada en una celda solitaria, la cual hacía muy santa vida y deseaba mucho saber cuántas fueron las llagas que Nuestro Señor Jesucristo recibió en su cuerpo, y con mucha devoción rogaba a Nuestro Señor que se las revelase, y Nuestro Señor se le apareció y le dijo:

- Mujer, sabe que las llagas que Yo recibí fueron seis mil seiscientas setenta y seis. Y así Yo te digo por reverencia a ellas: que por espacio de un año entero, cualquier persona que rece o recite esta oración…

A continuación hay una descripción de los beneficios que se obtendrían. Quizás fuera interesante desgranar desde la óptica de la numerología el número 6676...

CONTINUARÁ