jueves, 16 de junio de 2011

PUBLICADO EPÍLOGO DE "YO LEVÍ" EN RELATOS Y MÁS

<< Mi Jesús no es el de los palacios episcopales, ni el de los templos suntuosos, mi Jesús andaba por las calles, por los campos, sobre el mar, mi Jesús comía y bebía, no ayunaba, consolaba  a los afligidos, hablaba con las prostitutas, daba amor y jugaba con los niños. Y mi María es la que cada día tenía que pensar qué hacer de comer para su prole, la que lavaba y tendía la ropa, la que se preocupaba del futuro de sus hijos, la que lloró al pie de la cruz sin coronas ni oropeles, como una madre llora a su hijo.
Ese es mi Jesús y esa mi María, dos compañeros de viaje con los que puedo hablar, discutir y hasta enfadarme, pero a los que por encima de todo amo porque son como yo, como cualquiera; porque me han enseñado que no estoy solo, que tengo un Padre y que siempre, siempre estará conmigo.
    << Que pase una buena noche, eminencia.
    Charles se dirigió a la puerta y Capello le interceptó el paso:
    .- Un momento. Usted... sus votos... nos debe silencio sobre lo que sabe.
    .- ¿Los pergaminos?.
    .- A eso me refiero.
    .- No se preocupe, eminencia. Aunque yo calle hablarán las piedras.