sábado, 18 de junio de 2011

EL DOLMÉN DE LÁCARA

fig21
El Dolmen de Lácara se encuentra junto a la Autovía de la Plata en la carretera que desde La Nava de Santiago nos conduce a Aljucén, a unos 25 kilómetros de Mérida (Extremadura).
dolmen de lacara2  dolmen de lacara 3
La primera vez que visitamos el dolmen de Lácara fue una tarea llena de dificultades, aunque conocíamos su existencia e importancia la carencia de indicadores convertían esta misión en altamente dificultosa. Un monumento megalítico en una dehesa sin referencias claras puede ser lo mismo que buscar una aguja en un pajar, afortunadamente hoy ya existen indicadores y todo un camino perfectamente acondicionado que conducen al monumento en cuestión.
Cuando no se encuentra lo que se busca el camino más directo es preguntar, y tuvimos la suerte de encontrar a dos personas que sacos en hombro salían de entre los árboles, al reclamar su atención se sobresaltaron, probablemente porque lo que llevaban en sus sacos eran bellotas sustraídas con la noble intención de cebar algún cerdo para la matanza y con el innoble proceder de no ser de su propiedad, al ver que nada tenían que temer de nosotros se aprestaron a informarnos, pero los términos dolmen o monumento megalítico no lo asimilaban con nada conocido, pero al describirlo lo identificaron de manera inmediata: “La Cueva del Moro” y nos dieron su ubicación de tal manera que no tuvimos mayores problemas en encontrarlo.
Fue declarado monumento nacional en 1931. Dentro de su categoría, es el mayor que existe en España (en la península solo hay uno más grande en la localidad portuguesa de Évora) aunque existe uno en Antequera de grandes proporciones es de una categoría distinta, ya que éste podemos considerarlo un emblema de una forma cultural común a los pueblos de la vertiente atlántica desde Irlanda hasta la Península Ibérica.
El monumento, que tenía un uso religioso, se divide en tres partes: un atrio o vestíbulo, la antecámara y la cámara principal, que cuenta con cinco metros de diámetro y otros tantos de altura. El túmulo -monte de origen artificial que soporta el peso de las piedras- tiene un diámetro de 40 metros. Su construcción se remonta al cuarto milenio antes de Cristo.
imag_609_05_dolmen_lacara_croquis imag_610_05_dolmen_lacara_croquis_2
El dolmen, que a lo largo de su historia ha sido utilizado como vivienda y resguardo para el ganado, resultó dañado en los siglos XIX y XX por las voladuras que se llevaron a cabo para utilizar la piedra granítica empleada en su construcción.
La excavación más importante en el monumento tuvo lugar a finales de 1950 en aquella intervención se localizaron elementos de ajuar, cerámicas, cuentas de collar y más de cien puntas de flecha. Pero hoy aún se desconocen muchos datos sobre el dolmen.
punta de flecha9
El que fuera cronista oficial de Extremadura D. Vicente Barrantes, denunció la rapiña y el destrozo que sobre el patrimonio artístico y monumental extremeño realizó la Desamortización de Mendizábal y se refiere al dolmen de Lácara como: ”uno de los más raros y notables monumentos de la edad de piedra, lo que llaman los anticuarios del Norte un gan-graben, ó gruta artificial formada por la mano del hombre”.
Efectivamente, el dolmen de Lácara es lo que los nórdicos llaman un Ganggrab, es decir, un sepulcro de corredor, al que Barrantes le atribuye un origen céltico y druídico. Es la primera, aunque tardía, referencia céltica en el megalitismo extremeño, cuando la referencia celta ya se empieza a abandonar en España en favor de caracterizaciones relacionadas con los términos ‘prehistórico’, ‘neolítico’ o ‘megalítico’ (excepto en el País Vasco, en el que el celtismo perdurará hasta bien entrado el siglo XX).
No deja de ser llamativo que el dolmen de Lácara, monumento nacional desde 1931, y que puede ser calificado como colosal, con seguridad uno de los dólmenes más importantes de España y de Europa junto con Cueva de Menga en Antequera (Málaga), Soto en Trigueros (Huelva) y La Pastora en Valencina de la Concepción (Sevilla), no fuera visitado por ninguno de los próceres extremeños que se ocuparon de dar noticia de los dólmenes en Extremadura durante el siglo XIX.
PB160030 dolmen de lacara
En 1950 el ingeniero de minas Ismael Roso de Luna y el naturalista Francisco Hernández Pacheco hacen un detallado estudio del dolmen pero habrá que esperar a 1959 para encontrar el estudio definitivo sobre el dolmen de Lácara que realiza Martín Almagro Basch, siendo el primero excavado de manera científica en la región extremeña. Martín Almagro Basch fue director del Museo Arqueológico Nacional de España entre 1968 y 1981, y colaborador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, entre otras cosas.
Recientemente la Junta de Extremadura ha realizado una importante inversión en señalización, aislamiento del camino de las dehesas colindantes y un verdadero lavado de cara al monumento que ha quedado como muestran las imágenes siguientes:
 P6110009 P6110014
P6110007 P6110020P6110005
Etiquetas de Technorati: dolmen,neolítico,cultura celta,druida,lácara