martes, 4 de septiembre de 2012

A UNA LECTORA ANÓNIMA

Hace unos días recibí un comentario en un artículo publicado en 2010 que bajo el nombre LA CAPILLA SIXTINA EXTREMEÑA analizaba las maravillosas pinturas del la ermita de la Virgen del Ara.

En ese comentario se me preguntaba por un fresco donde aparecen tres ángeles, pidiendo disculpas por la calidad de la fotografía creo que se refiere al siguiente:

P4030028

Este fresco recoge la visita de Dios y dos de sus ángeles a Abraham antes de la destrucción de Sodoma.

A fin de hacer más ágil la comunicación, os ruego que cuando realicéis un comentario con preguntas concretas aportéis vuestro correo electrónico que en ningún caso será publicado.

domingo, 8 de julio de 2012

LAS APARICIONES 2

Las capacidades del psiquismo humano y los fenómenos que se pueden manifestar bajo los estados modificados o alterados de conciencia son desconocidos para los seguidores del fenómeno mariano y pueden, sin duda alguna, equivocarse al etiquetar un fenómeno como milagroso, pues podría tratarse de un suceso incomprensible para nuestra lógica, inusual, extraordinario, pero no milagroso. Estudiando lo que pueden hacer algunos paragnostas bajo determinados EAC (Estados Alterados de Conciencia) nos percatamos de que las “apariciones marianas” reproducen fenómenos que para nada son exclusivos de la manifestación divina.


En Garabandal se producían trances simultáneos, éxtasis perfectamente sincrónicos, aunque sería aventurado hablar de conexión telepática entre ellos ya que pocos estudios se realizaron al respecto, sin embargo, en la que posiblemente sea la última aparición mariana –entre 1984 y 1985-, en Medjugorje un pueblo de la parte suroccidental de Bosnia Herzegovina, en el Cantón de Herzegovina-Neretva, se han realizado estudios muy interesantes a los videntes implicados. Un equipo de científicos franco-italianos descartó cualquier tipo de patología, constatando por la actividad eléctrica del cerebro que los videntes, en su éxtasis, se encontraban con un ritmo cerebral Alfa. Este estado se caracteriza por una actividad del córtex cerebral de entre 7’5 y 14 ciclos por segundo, podría decirse que el sujeto se encuentra entre el consciente y el subconsciente, liberándose en este estado endorfinas, péptidos opioides endógenos que funcionan como neurotransmisores. Estas endorfinas son producidas por la glándula pituitaria y el hipotálamo durante el ejercicio, la excitación, el dolor, el consumo de alimentos picantes o el consumo de chocolate, el enamoramiento y el orgasmo, y son similares a los opiáceos en su efecto analgésico y de sensación de bienestar.

Los trabajos realizados dieron lugar a la creación de un equipo de trabajo multidisciplinar en 1988 que bajo el nombre de Medjugorje 3 aglutinaba a Psicólogos, Médicos, Neurólogos y Parapsicólogos, llevaron a cabo exámenes psicofísicos, neurológicos, control de todas las constantes etc. emitieron un informe final en diciembre de 1998 sin dar ninguna explicación contundente, eso sí descartando cualquier tipo de patología física y psicológica.
Tanto en Garbandal como en Medjugorje los videntes presentaban una capacidad parapsicológica de tal magnitud que englobaría la mayoría de los fenómenos paranormales, aunque en ninguno de los casos se encontró explicación científica convincente para explicar la fenomenología que se presentaba en los trances místicos.


Más impactante resulta el fenómeno de la materialización de Sagradas Formas en la boca de los videntes. Es lo que se conoce en el contexto religioso como “comunión mística” los testigos de estos fenómenos han observado cómo va surgiendo de la boca del vidente un punto blanco, etéreo, que poco a poco va tomando consistencia y adquiriendo la forma de una hostia.


A veces este fenómeno ha podido ser filmado, como ocurrió el 18 de julio de 1962 en Garabandal, Conchita, la principal vidente, fue quien recibió la comunión mística. Alejandro Damians, autor de la filmación, en un informe que redactó para dejar constancia escrita de lo observado aquel día: “…pude distinguir claramente que Conchita tenía la boca abierta y la lengua afuera, en la clásica actitud de comulgar. Estaba más bonita que nunca. Su expresión, su gesto, lejos de provocar risas o presentar el más leve asomo de ridiculez, eran de un misticismo impresionante y conmovedor. De pronto, sin saber cómo, sin darme cuenta, sin que Conchita hubiera variado en lo más mínimo su expresión, la Sagrada Forma apareció de repente en su lengua. Fue totalmente inesperado. No dio la impresión de haber sido depositada allí, sino que más bien podía decirse que brotó a una velocidad superior a la percepción de la mirada”.

Para el parapsicólogo Germán de Argumosa, la comunión mística es un fenómeno similar al de las materializaciones espiritistas: “Este fenómeno tiene todas las características de una formación ectoplásmica, es decir, una sustancia que sale del cuerpo de un médium o dotado en trance”.
De ésta fenomenología merece mención especial lo sucedido en Ladeira (Portugal) que abordaremos en el próximo capítulo.

jueves, 31 de mayo de 2012

LAS APARICIONES

La década de los setenta fue rica en fanatismo religioso con multitud de apariciones marianas a lo largo y ancho de todo el territorio español. La proliferación de videntes y hechos aparentemente inexplicables dieron alas a la fervorosa imaginación de, no pocos, incautos que cayeron en redes más preocupadas por lo material que en trascendencias espirituales. Es de destacar, eso sí, que en aquel caldo de cultivo de oscuridad y de predisposición a lo maravilloso no fueron pocos los fenómenos parapsicológicos que sucedieron, dando así más realce, si cabe, al tan buscado hecho miracolístico.

aparición

Quizás el inicio de toda esta fiebre de apariciones fueran los hechos acontecidos en la ciudad cántabra de San Sebastián de Garabandal que traspasaron fronteras y trajeron estudiosos y científicos de todo el mundo, teniendo estos fenómenos religiosos su gran eclosión en El Palmar de Troya, sin menospreciar algunas apariciones, no tan conocidas como las de Valencia, Can Sardá (Cerdanyola) o en la ermita del Turo (Montcada), estas dos últimas en la provincia de Barcelona.

Como quiera que mi curiosidad me empujara a asistir a algunos rituales, esperando más el fenómeno inexplicable que la aparición divina, pude constatar algunas situaciones cuanto menos curiosas y que hoy con algún bagaje más en mi mochila puedo analizar con mayor rigor que en aquellos años.

Casi de pasada y trece años después de los hechos, tuve referencias directas de los fenómenos de Garabandal, conocí al Dr. Ricardo Puncernau y de inmediato se convirtió en un referente para mí: Vicepresidente de la Sociedad Española de Sofronología y Medicina Psicosomática y Presidente de la Asociación Española de Investigaciones Parapsicológicas. Una mente pre clara que me fascinó con sus investigaciones sobre la PES (Percepción Extrasensorial) y su relación con el SARA (Sistema Activador Reticular Ascendente).

Las investigaciones de campo en Garabandal cambiaron su vida y me atrevo a decir que su objetividad, es decir, se implicó tanto en aquellos fenómenos que olvidó su base empírica, dejó de ser observador para convertirse en parte de lo observado: «Lo he sopesado, pensado y observado a conciencia y he sacado la siguiente conclusión: en Garabandal no ha existido, ni existe ningún otro causante, actuante allí, y en relación con lo de allí que la Santísima Virgen.» Una afirmación tan rotunda como atrevida, pero ¿Qué pasó en Garabandal?

garabandal3

Todo empezó el domingo, 18 de junio de 1961, aquella tarde, Mari Cruz, de 11 años, y Conchita, Jacinta y Mari Loli, de 12, oyeron un trueno y “una figura muy bella, con muchos resplandores” se hace visible ante ellas. Habían empezado las apariciones marianas de Garabandal. Las sucesivas visitas de las niñas al lugar de la aparición llevan un patrón concreto: primero rezan, para caer a continuación en una especie de trance, sus cuerpos quedan inmovilizados, sus rostros mantienen una expresión dulce y sus ojos miran en la misma dirección, hacia un determinado punto del cielo, estando sus cabezas dobladas hacia atrás casi en ángulo recto con la espalda.

manuscrito

“Viene con un vestido blanco, el manto azul, la corona de estrellas doradas, las manos estiradas, con un escapulario marrón, salvo cuando lleva al niño en brazos; el pelo largo, castaño oscuro, con raya en medio; la cara alargada, con nariz muy fina; la boca muy bonita, con labios un poco gruesos; aparenta unos 17 años y es más bien alta”

Las apariciones de la Virgen se multiplicaron. Podía verse a las niñas tumbadas en el suelo boca abajo totalmente rígidas, y con la cabeza estirada hacia atrás, mirando hacia arriba; o caminando de espalda a gran velocidad llevando las cuatro el mismo paso, e incluso desplazándose de rodillas sobre un terreno pedregoso. Se observa también como, mirando hacia el cielo, cogen diversos objetos religiosos de los presentes para ser bendecidos y luego los devuelven a sus respectivos dueños, sin equivocarse. A veces, los trances llegaban a durar hasta dos horas, las niñas despertaban del “trance” simultáneamente. Se hablaba de fenómenos como la “comunión mística”, la levitación, los aromas celestiales. Después ya entramos en la dinámica de mensajes de la Virgen más o menos secretos y de tintes catastrofistas.

garabandal2

Pero ¿Qué pudo suceder en Garabandal para que mentes formadas científicamente y de diversas partes del mundo se dejaran arrastrar por aquella ola mística?

viernes, 4 de mayo de 2012

POLIFEMO Y LAS HURDES

Hablar de lugares mágicos es hablar de Las Hurdes en Extremadura, un lugar donde la realidad se vuelve leyenda o la leyenda se hace realidad; un lugar como decía D. Miguel de Unamuno donde “Si en todas las partes del mundo los hombres son hijos de la tierra, en Las Hurdes, la tierra es hija de los hombres.”

“Dicin los curas que las almas de los muertus van a ajuntasi al Valli de Josafán, pero esu es lo que dicin los curas, que la verdá es muy otra. Las almas de los muertus salin en pruseción de ánimas, polas nochis, pero no todas las nochis, dependi de la luna. Van y vienin, cumu jubilás, de acá p'allá; van penandu... Las que tienin pocas penas que purgá, pues al cabu la postri, subin p'arriba, pero las que tienin más culpas que purgá, son encaminás a los disiertus, ande se desatan unas tormentas temerosas. Las tormentas las mandan las otras ánimas, las que ya están arriba, pa que sufran y se atormentin las ánimas que están abaju, y cuandu ya se hayan atormentáu y hayan sufríu de lo lindu, antonci ya podrán subí p'arriba.”

Una peculiar forma de entender el “más allá” descrito por Julián Sendín de la alquería de Vegas de Coria, un personaje extraño, protagonista de sucesos que hoy en día llamaríamos paranormales.

Pero hoy lo que nos ocupa es un mito, una leyenda eterna, nacida en la vieja Grecia y que en Las Hurdes toma personalidad propia, el mito de Odiseo y Polifemo, y que en estas latitudes responde a los nombres de “Nadie y Jáncanu”:

“Eres Odiseo, hijo de Laertes, con tus guerreros aqueos has saqueado la ciudad de Troya tras un asedio de diez años, gracias a tu astuta idea de construir un caballo de madera enorme. Ahora quieres volver a tu hogar, Ítaca. Partes con 12 naves perfectamente equipadas y su tripulación al completo. Estás deseando ver a tu esposa Penélope, y a tu hijo Telémaco, que era solamente un muchacho cuando te fuiste.”

En el canto IX de la Odisea de Homero, unos expedicionarios encabezados por Odiseo (Ulises) héroe de la Guerra de Troya, llegó a la isla de los Cíclopes y decidieron penetrar en una gran cueva. En ella encontraron mucha comida y empezaron a darse un gran banquete. No sabían que la cueva era el hogar de Polifemo, quien pronto se topó con los intrusos capturándolos y encerrándolos. Entonces empezó a devorar a varios de ellos, pronto Odiseo urdió un plan para escapar.

Para hacer que Polifemo se confiase, Odiseo le dio un barril lleno de un vino muy fuerte. Cuando Polifemo le preguntó su nombre, Odiseo le dijo que se llamaba «Ningún hombre» o «Nadie». Cuando el gigante, borracho, cayó dormido, Odiseo y sus hombres tomaron una lanza al rojo vivo y la clavaron en el único ojo de Polifemo. Éste empezó a gritar a los demás cíclopes que «Nadie» le había herido, por lo que entendieron que Polifemo se había vuelto loco, llegaron a la conclusión de que le había maldecido un dios, y por tanto no intervinieron. Por la mañana, Odiseo ató a sus hombres y a sí mismo al vientre de las ovejas de Polifemo. Cuando el cíclope llevó a las ovejas a pastar, palpó sus lomos para asegurarse de que los hombres no las montaban, pues al estar ciego no podía verlos, no palpó sus vientres, y de esta manera huyeron los supervivientes.

“El Jáncanu de las Hurdes es un cíclope, un ser gigantesco, de aspecto horrible y malas intenciones, con un solo ojo en el centro de su frente. Vive en una cueva y se dedica a pastorear ovejas y cabras. Un día, un pastor de la zona perdió su rebaño en el monte. Como se le hacía de noche y sus cabras no aparecían, emprendió su búsqueda. Escuchó los balidos de sus cabras y fue tras ellas. Resulta que sus cabras se habían mezclado con las del Jáncanu, quien se las llevaba a su cueva. El pastor consiguió agarrarse a los pelos de la barriga de un macho cabrío y entrar en la cueva. Dentro de la cueva, el Jáncanu, mientras encendía una antorcha, repitió varias veces:

– ¡Huele a carne humana!

El Jáncanu consiguió atrapar al pastor y decidió que se lo  comería. Mientras encendía una hoguera, le dijo:

– Te voy a asar, pero antes quiero saber cómo te llamas.

El pastor que era muy listo, le dijo:

– Me llamo Nadie.

– Muy bien, Nadie. Me voy a beber un pellejo de vino antes de asarte.

El Jáncanu se bebió tres pellejos de vino. Con la borrachera se echó a dormir, lo que aprovechó el pastor para coger un leño ardiendo y se lo metió por el único ojo que tenía el Jáncanu, quien comenzó a lanzar unos terribles gritos de dolor. Más adentro de la cueva se encontraba su madre, la Jáncana, que aún era más mala. Ante los alaridos de su hijo, preguntó:

– ¿Quién anda por ahí?

El Jáncanu le contestó:

– ¡Nadie, Nadie!

– Pues si no anda nadie, ¿por qué gritas tanto?

Ante tanto griterío, las cabras se espantaron dentro de la cueva y la Jáncana nuevamente preguntó:

– ¿Quién ha espantado el ganado?

El Jáncanu le volvió a contestar:

– ¡Nadie, Nadie!

A lo que su madre le respondió:

– Si nadie te espanta el ganado, ¿a qué viene tanto jaleo?

Se colocó el Jáncanu a la puerta de la cueva y empezó a sacar el ganado, para evitar que se hiciera daño. Al no ver nada, tocaba una por una las cabras que iban saliendo. Como era muy listo, el pastor mató rápidamente una cabra, le quitó la piel y se cubrió con ella. Cuando le tocó salir, el Jáncanu tocó con sus manos la piel de cabra que cubría al pastor y lo dejó salir, creyendo que era una de las cabras. El pastor salió corriendo, mientras se burlaba del Jáncanu. Éste enfurecido lo persiguió por unos riscos. El pastor consiguió atravesar de un salto un gran desnivel, pero el Jáncanu, al no ver nada, cayó hacia el fondo del precipicio, pero no se mató.”

Sorprendente sin duda esta adaptación del mito de Odiseo en unas tierras donde la magia y el misterio se dan la mano, un lugar sorprendente de la Alta Extremadura donde volveremos a por más historias.

HURDES

La presencia de Polifemo en la mitología hispana es bastante rica, baste recordar como ejemplo al Tartalo vasco.

FUENTES
F. FLORES DEL MANZANO (1998): “Mitos y leyendas de tradición oral en la Alta Extremadura

sábado, 21 de abril de 2012

LAS BRUJAS Y LA INQUISICIÓN 2

 inquisicion

Aunque en 1275 ya se habla de una bruja de nombre Ángela de la Barthe, juzgada y condenada por la Inquisición de Toulouse por haber comido carne de niños y mantener relaciones con el diablo, en realidad no tenemos noticias de persecución y quema de brujas hasta el año 1360, a raíz de unos escasos informes de los que se puede extraer la conclusión de que no fue la inquisición quien inició la persecución sino la justicia civil, concretamente en Suiza y Croacia.

La legalización de la persecución y caza de brujas tuvo su origen en las presiones recibidas por los tribunales civiles realizadas por el pueblo, posteriormente la Iglesia fue adaptándose a esta tendencia.

 SILLA DE INTERROGATORIOS Podemos decir que la Inquisición no jugó un papel tan importante en la caza de brujas, ya que el dudoso mérito se reparte entre las autoridades civiles con más del 60% de las causas, los tribunales episcopales entre un 15 o un 20% y la Inquisición, esto en cuanto a este fenómeno en la Edad Media, siendo en la Edad Moderna el fenómeno radicalmente distinto.

Alrededor de 1525 los tribunales inquisitoriales en Europa habían desaparecido, llegando a su fin la etapa inquisitorial medieval, sin embargo, había nacido una nueva forma de inquisición creada o sustentada por bases nacionales, estableciéndose la primera de ellas en España en el año 1478. El dominico Alonso de Hojeda convenció a la reina Isabel, durante su estancia en Sevilla, de la nefasta y contaminadora existencia de prácticas judaizantes que se daban entre los conversos andaluces, los reyes católicos solicitaron un informe a Pedro González de Mendoza, arzobispo de Sevilla, y a el dominico segoviano Tomás de Torquemada, quienes corroboraron las palabras de Alonso de Hojeda. Para terminar con esta plaga los Reyes Católicos resolvieron que se introdujera la Inquisición en Castilla, pidiendo al Papa su consentimiento. El 1 de noviembre de 1478 el Papa Sixto IV promulgó la bula Exigit sinceras devotionis affectus, quedando constituida la Inquisición para la Corona de Castilla, siendo el nombramiento de los inquisidores competencia exclusiva de los monarcas. Los primeros inquisidores fueron Miguel de Morillo y Juan de San Martín.

Al principio, la Inquisición limitó sus actuaciones a las diócesis de Sevilla y Córdoba, donde Alonso de Ojeda había detectado el foco de conversos judaizantes. El primer auto de fe se celebró en Sevilla siendo quemadas vivas seis personas. El sermón lo pronunció el mismo Alonso de Hojeda, a quien podemos otorgar el honor de ser el padre de la Inquisición castellana.

Se calcula que hubo cerca de 100.000 causas de brujería en Europa, de las cuales, la mitad, o sea, unas 50.000 personas acabaron en la hoguera. Aunque la intensidad de las persecuciones varió mucho de un país a otro, la mitad de las quemas de brujas se produjeron en Alemania, aunque si consideramos el número de ejecuciones en relación con el de habitantes Lichtenstein es el lugar donde más cruda fue la persecución: 300 ajusticiadas y teniendo en cuenta que la población era de 3000 habitantes, corresponde a un 10 % de dicha población.

En España la Inquisición solía mostrarse implacable con judíos, mahometanos y protestantes, pero fue extremadamente blanda, en comparación con los países de su entorno, con la brujería, la demonología y otras formas de delitos mágicos.

domingo, 4 de marzo de 2012

LAS “BRUJAS” Y LA INQUISICIÓN

El fenómeno de la brujería no es algo concreto o aislado de un determinado país o región, nos encontramos ante un fenómeno universal enlazado por un complejo entramado de tradiciones animistas que son comunes a diferentes espacios geográficos. La transformación en animales, la capacidad para volar o las reuniones o aquelarres nocturnos son comunes tanto en Europa como en África y Asia.

 BRUJAS 1

La creencia general es que la Iglesia siempre había perseguido con saña a las brujas, pero esto, aunque parezca sorprendente, no es cierto, en un principio la Iglesia consideraba que para el pensamiento teológico la brujería era algo inaceptable y desechó estas creencias calificándolas de supersticiones paganas, y de ello da prueba el escrito del papa Gregorio VII al rey Harald de Dinamarca en el año 1080 recriminándole el hacer responsable a algunas mujeres de las epidemias, malas cosechas y todos los males posibles asesinándolas por ello bárbaramente, conminando al rey a la penitencia y la oración para evitar aquellas desgracias que sólo eran por voluntad de Dios.

La sabiduría de esta postura se refleja también en una crónica eclesiástica, al referir el caso de tres mujeres quemadas por envenenadoras y perdedoras de personas y cosechas en 1090, cerca de Munich, diciendo de ellas, que murieron mártires.

BRUJAS 4

Esta postura de la Iglesia hace que las brujas ocupen el último lugar en la jerarquía de las herejías.  No se encuentra nada sobre las brujas en los más antiguos manuales del Santo Oficio, el más antiguo, escrito por el inquisidor Bemard Gui (1324), bajo el título "De sortilegis et divinis et invocatoribus demonorum" se citan diversas prácticas mágicas y de adivinación, junto con algunos conjuros al demonio

El manual de Eymeric (1376) tampoco entra en el terreno de las brujas, pero reproduce la condena que el Canon episcopi (1140) hace de las mujeres que se creen capaces de volar por las noches.

Por desgracia, la sabia postura de la Iglesia cambió alrededor de 1400, el concepto popular de la brujería como poder natural de la persona se rechazaba, pero por otro lado se admitía la existencia de brujas, con la diferencia de que para poder actuar tenían, necesariamente, que haber hecho un pacto con el diablo. Este nuevo enfoque reinterpreta la visión teológica de la brujería, sin embargo considerar la existencia de la brujería representa un problema para los teólogos, el supuesto vuelo de las brujas que según la creencia popular suponía un abandono del alma del cuerpo, dejando a éste como sin vida, explicación inaceptable para los teólogos, ya que si el demonio fuese capaz de sacar el alma del cuerpo de la bruja y devolverla esto sería comparable con el milagro de la resurrección.

satanas

La creencia de que las brujas se juntaban en asambleas nocturnas databa de muy antiguo. Pero la idea de que ocurriese bajo los auspicios del demonio, era una innovación, así como la idea de que las brujas formasen parte de una secta; estas cuestiones no tenía nada que ver con el concepto popular de la brujería, siendo más bien obra de la sutil creatividad de la inquisición que escribiría una de las páginas más sangrientas de la historia del conocimiento popular, llámesele magia o brujería.

CONTINUARÁ

Etiquetas de Technorati: ,,,,

domingo, 19 de febrero de 2012

SEGUNDA EDICIÓN YA A LA VENTA

 

 

 image

 

NUEVA EDICIÓN DE “EL ENIGMA DE LA SÁBANA SANTA DE PLASENCIA”

ESTA VEZ EN FORMATO BOLSILLO AL PRECIO DE

11 €

sábado, 4 de febrero de 2012

Trayler Book "Yo, Leví..."

video

ARTE Y ALQUIMIA 2 : RAIMONDO DI SANGRO

La propia capilla de Santa Maria della Pietà es en sí un misterio, salvo el Cristo velado el resto de estatuas que adornan la capilla están completamente fuera de lugar en una iglesia: un hombre que lucha por desasirse de una red, un sujeto que sale con la armadura puesta de su tumba con la espada en mano, estatuas cubiertas con un velo y finalmente un joven delicado con caderas de mujer que lleva en un pie una sandalia griega y en otro una romana, etc. ¿Qué clase de simbolismo o locura adorna aquella capilla?

Raimondo Di Sangro

El artífice de todo ello Raimondo di Sangro, príncipe de San Severo fue uno de los personajes más brillantes y enigmáticos de su época. Destacó como inventor de máquinas y armas que merecieron los elogios del rey Federico II de Prusia. Entre los inventos de este espíritu creativo figuran un vehículo anfibio y una misteriosa "lámpara eterna",  entre otros. Pero si por algo destacó, tanto para lo bueno como para lo malo, fue por un apasionado interés por la alquimia: se habla de  los descubrimientos que  realizó en su laboratorio  uno  con pinturas de un brillo y una solidez sorprendentes, con las que Francesco Maria Russo pintó el fresco del techo de la capilla, y otro un mármol artificial de color que hizo colocar en el suelo de la capilla.

3 

Asimismo, y dentro del terreno de la especulación, dicen que Raimondo de Sangro halló un proceso para petrificar diversos materiales, un arte que supuestamente materializó en dos esculturas de la capilla: la estatua de una mujer y una red sobre la de un hombre, se especula con que colocó una tela fina sobre la estatua de mármol de Jesucristo muerto, de Giuseppe Sanmartino, y la impregnó con una sustancia fruto de su trabajo alquímico, que hizo que  la tela se petrificara, lo que daría explicación a su increíble realismo.

sangroanato

venas 

Pero cuando la “petrificación” se produce en el sistema circulatorio humano la realidad se torna inquietante y macabra, en los sótanos de la Capilla (la capilla de San Severo era propiedad de la familia Di Sangro) se encontraron las mal llamadas máquinas anatómicas, se trata dos esqueletos humanos, hombre y mujer, y que tienen la peculiaridad de conservar prácticamente intacto todo su sistema circulatorio así como algunas de sus vísceras blandas. Se desconoce el método empleado para esta petrificación (debido a que los actuales propietarios de la Capilla no permiten ningún análisis científico de los restos), se cree que se utilizó una solución de mercurio que "petrificó" las venas.

 MAQUINA ANATÓMICA 2 MAQUINA ANATÓMICA 3

La gran pregunta es si esta petrificación se practicó sobre una pareja viva o muerta. Para engrosar la leyenda negra de Di Sangro existen teorías que desde una óptica médica afirman que resulta indispensable que el corazón de estos dos cuerpos bombease en vida el presunto líquido petrificante que se les inyectó, para que sus efectos se dejaran notar en todo su organismo de manera tan uniforme.

plastificación

No podemos menos que recordar los trabajos de momificación del Dr. Gunther von Hagens creador del método de momificación conocido como Plastinación, mediante el cual se extrae el agua del cuerpo por acetona fría y luego se sustituye por una solución plástica con capacidad de endurecimiento.

Pero volviendo a las transparencias marmóreas, la técnica que emplean los artistas a este fin se llama de los paños mojados, siendo conocida ya en el Antiguo Egipto, pero debo confesar que la perfección que se observa en el Cristo Velado es difícilmente explicable.

ISIS  museos_capitolinos-_amazona_de_fidias_roma

Dos ejemplos de transparencia en la escultura, la estatua de Isis encontrada sumergida en las costas de Alejandría y la Amazona de Fidias el Griego

martes, 17 de enero de 2012

ARTE Y ALQUÍMIA I (EL CRISTO VELADO)



Sin duda alguna la ciudad de Nápoles es un lugar especial para cualquier amante del arte, pero si visitamos Santa Maria della Pietà, conocida como Capilla San Severo o Pietatella nuestra admiración por el arte se transformará en asombro.  La capilla se halla  y en medio de un jardín  y en su interior una escultura hecha de una sola pieza de mármol que nos muestra a un Jesús yacente es la causa de nuestro asombro, el cadáver reposa sobre un catafalco y dos cojines sostienen la cabeza de Cristo, cuyo cuerpo aparece enteramente cubierto por un velo, desde la cabeza a los pies, junto a los cuales encontramos esculpidos la corona de espinas, los clavos y unas tenazas.

El velo confiere a la estatua un extraordinario dramatismo: la cabeza caída hacia el lado derecho, el cuerpo exánime, las piernas ligeramente arqueadas y ese rostro sin vida que el velo transparente deja ver, pese a su consistencia marmórea. La muerte humana, en definitiva, extraordinariamente representada de la mano de una artista.

A esta obra se la conoce como El Cristo Velado, y eso es lo que más nos sorprende, el velo, esa transparencia etérea que cubriendo todo el cuerpo nos permite verlo al detalle como si una liviana seda se hubiera posado casi ingrávida sobre el desnudo cuerpo. Lo asombroso, lo extraordinario, es que el velo etéreo, ingrávido, sutil ¡es mármol!, duro mármol blanco, y es cuando nos preguntamos ¿Cómo es posible? ¿Cómo una estatua de mármol puede concebirse y realizarse con transparencias?

Ante semejante visión artística quedamos desarmados sin creernos que algo semejante fuera posible, de inmediato nos interesamos por el escultor de tan sorprendente obra maestra pensando que sin duda se trata de uno de los grandes del arte rococó y nos viene a la mente Antonio Cánovas como único representante de este arte capaz de una genialidad semejante, pero nos equivocamos de medio a medio, el autor de esta maravilla es un artista prácticamente desconocido, Giuseppe Sanmartino, el artista realizó esta obra en el año 1753 cuando contaba 33 años de edad y el propio Antonio Cánovas mostró su admiración por aquella obra  que trató de adquirir afirmando que estaba dispuesto a dar diez años de su vida por ser el autor de semejante obra maestra.

Lo extraordinario de esta maravillosa obra desencadenó la leyenda de que el alquimista Raimondo di Sangro había enseñado al escultor, la calcificación de los tejidos en cristales de mármol, es decir una transmutación alquímica en toda regla que ¿cómo no? Es necesario analizar y estudiar.